Las cataratas y su intervención

Las cataratas y su intervención

Las cataratas están asociadas con la vejez. Es un problema visual que sufren miles de personas y que, cada año con la tecnología existente, logran superar para poder ver de nuevo de forma nítida y sin manchas ni nubosidad. Hoy en el Instituto Oftalmológico de Valencia te hablaremos de ellas y de su intervención. 

¿Qué son las cataratas?

Las cataratas son la pérdida de la transparencia que tiene el cristalino. El cristalino es una lente natural que está en nuestros ojos y que, de forma natural, es transparente. Con una catarata se pierde esta condición natural nublándose la vista y teniendo una visión poco nítida. 

Se genera principalmente por el envejecimiento del cristalino, sin olvidar que otras personas con indiferencia de su edad, pero con enfermedades asociadas, pueden padecerla. Es el caso de los diabéticos o de algunas personas con patologías oculares como el glaucoma, aunque sin duda el más llamativo de los casos es el de las cataratas congénitas, que acompañan a los pacientes desde que nacen hasta que realizan la intervención láser. No obstante ya señalamos que lo más habitual es que sea por envejecimiento.

Reconocerás fácilmente si tienes cataratas porque tu visión cambiará y tendrás estos síntomas:

  • Visión poco nítida, nubosidad.
  • Pérdida de la agudeza visual.
  • Menor percepción de los colores y las formas.
  • Mayor sensibilidad a la luz.

¿Existe alguna recomendación para prevenirlas?

Las cataratas son un desgaste natural, no obstante si durante nuestra vida cuidamos nuestros ojos podemos retrasar su aparición. Nos referimos especialmente al cuidado y la protección contra los rayos del sol, utilizando siempre gafas de sol adaptadas y homologadas. Además también son importantes las revisiones periódicas para detectarlas precozmente y acelerar su intervención.

¿Cómo se tratan las cataratas?

Las cataratas actualmente se tratan a través de una intervención quirúrgica muy sencilla en la que se coloca una lente intraocular. Se lleva a cabo con anestesia local y el paciente puede hacer prácticamente vida normal desde que abandona el quirófano. Es una operación sin complicaciones y los pacientes tan solo han de seguir un tratamiento a base de diferentes gotas durante el primer mes, teniendo también especial precaución al agacharse o realizar esfuerzos.

Comentarios

Nuestros pacientes opinan