Lentillas: errores comunes que cometemos con su uso

Lentillas: errores comunes que cometemos con su uso

Las lentillas son una alternativa a las gafas. Cada día más personas las utilizan y avanzan poco a poco los avances en dicho campo para mejorar la calidad de las mismas. En la Clínica y el Centro Oftalmológico Universitario de Valencia del Dr. Manuel Díaz Llopis siempre recomendamos a todos nuestros pacientes la operación de miopía. Gracias al láser podrás decir adiós a tus gafas y tus lentillas. No obstante muchos pacientes no pueden, o no quieren, recurrir a esta opción. Para ellos hoy presentamos unos consejos importantes para evitar errores comunes en el uso de lentillas de contacto. Sigue leyendo y toma nota para evitarlos.

  1. La higiene

Puede parecer obvio, pero no lo es. La limpieza de las manos en profundidad antes de manipular las lentillas es esencial. Nunca extraigas o pongas tus lentillas sin haberte lavado correctamente las manos con anterioridad.

La higiene también incluye el porta lentillas. El envase donde guardamos las lentillas tiende a acumular suciedad y proteínas que pueden dañar nuestras lentillas. Es recomendable reemplazar este envase una vez al mes. Mientras lo usas también se recomienda su limpieza en profundidad cada cierto tiempo. Siempre que optes por lavarlo no lo seques, déjalo al aire libre y boca abajo sobre un papel limpio.

  1. Ojos secos o molestias

Algunas lentillas están hechas de materiales que no permiten que nuestros ojos reciban suficiente oxígeno. Lo recomendable, para no tener molestias y sequedad, es apostar por el uso de gotas hidratantes. Puedes optar por gotas en gel que incorporarás a las propias lentillas antes de ponerlas. También puedes echar una gota de colirio en el medio de la jornada.

  1. Pérdida de visibilidad

Las lentillas están destinadas a durar un determinado tiempo. Si son mensuales es muy probable que al finalizar el mes hayas perdido algo de visión. No alargues nunca este período porque lo único que conseguirás es perder todavía más visión con ese par de lentillas. Si tienes mucha graduación sin lugar a dudas te aconsejamos las lentillas diarias. De esta forma te garantizarás que siempre están nuevas y ofreciendo el 100% de visión.

  1. Dormir con las lentillas puestas

Dormir sin extraer las lentillas es una de las peores ideas que puedes tener. Durante la noche nuestros ojos necesitan descansar y respirar. Las posibilidades de sufrir irritaciones o infecciones son mayores.

Sigue estos consejos al pie de la letra si usas lentillas. Si estás cansado de usarlas y quieres ver la vida en alta definición sin necesidad de gafas o lentillas, recuerda que en la Clínica y el Centro Oftalmológico Universitario somos especialistas en láser para la miopía.

 

Comentarios

Nuestros pacientes opinan