Orzuelos: qué son y cómo tratarlos

Orzuelos: qué son y cómo tratarlos

Orzuelos. La vista es uno de los cinco sentidos que tenemos. Su cuidado y salud es muy importante para una correcta visión. Gracias a este sentido podemos percibir nuestro mundo, viendo multitud de colores y formas. En la Clínica y el Centro Oftalmológico Universitario de Valencia somos especialistas en el cuidado de la visión, sobre todo en la operación láser de miopía. Hoy te hablaremos de un problema muy común: los orzuelos, y sobre cómo tratarlos.

Orzuelos: qué son

Los orzuelos son hinchazones rojas en los párpados producidas por una infección. Se manifiestan en nuestros ojos con dolor, hinchazón y rojez. Nuestros ojos son muy complejos. Además del globo ocular también están formados por los párpados y las pestañas. Las pestañas ejercen una función muy importante, pues impiden que se introduzcan en nuestros ojos objetos extraños.

Cuando parpadeamos nuestros ojos segregan un agente lubricante a través de unas glándulas sebáceas. Estás glándulas son deficientes en casos de ojo seco. Los orzuelos no son más que una obstrucción de esas glándulas que causa la infección.

Los orzuelos suelen aparecen cuando no tenemos ciertas precauciones de higiene y cuidado específicas. Son muy comunes en los usuarios de lentillas, pues en ellos es más frecuente que entren partículas que causen la obstrucción de las glándulas hidratantes. Los orzuelos no son un problema grave pero requieren de ciertas pautas para su cuidado y para que desaparezcan lo antes posible.

Tratamientos y consejos para los orzuelos 

Los orzuelos se curan de forma natural, en un par de días. Salvo excepciones con unas pautas básicas de higiene y cuidado no serán necesarias cremas o pomadas antibióticas. Toma nota para cuidar tu visión y facilitar que desaparezcan los orzuelos:

  • Permite que tus ojos descansen. Si utilizas lentillas de forma habitual apuesta por descansar un par de días. Utiliza tus gafas de sustitución. Además también es aconsejable que deseches las lentillas que estabas utilizando cuando se produjo el orzuelo.
  • Los orzuelo no son contagiosos. No obstante la higiene jugará un papel clave en tu recuperación. Lava muy bien tus manos antes de tocar los ojos, para evitar que otras bacterias empeoren la infección.
  • Evita también utilizar maquillaje, pestañas postizas u otros complementos que puedan agravar la infección.

Siguiendo todas estas recomendaciones previas desde el Instituto Oftalmológico lo que te aconsejamos es que apliques calor húmedo en la zona afectada. Puedes ayudarte con una gasa estéril que humedezcas en agua hirviendo. Tras dejarla enfriar ligeramente aplícala sobre la zona durante unos minutos. Repite este proceso varias veces al día.

Si sufres orzuelos muy habitualmente, o el orzuelo que tienes no disminuye con nuestros consejos, será necesario que un oftalmólogo revise tu caso de forma específica. Recuerda que el Dr. Manuel Díaz Llopis siempre está a tu disposición para cualquier duda.

Comentarios

Nuestros pacientes opinan